Proliferación de culebras en Santa Marta

cayeye
By cayeye mayo 23, 2013 11:03

Proliferación de culebras en Santa Marta

serpientesLa culebra, ese horripilante reptil que acecha al homo sapiens desde tiempos inmemorables, cobra cada vez un mayor protagonismo en la vida de hoy. Su apocalíptica estampa ha sobrevivido a todas las adversidades sin siquiera  inmutarse ante cualquier amenaza de antídoto, pues casi nada puede contra-rrestar su veneno.

culebron

Víbora, sierpe, áspid, serpiente, como la quieran llamar, siempre será una culebra, pues tratar de desdibujar su imagen no cambia en nada su papel avasallante en esta sociedad de consumo inmersa en los habitua-les embrollos que la agobian: saldos, cobros, pagarés, embargos, entre otros, son métodos que se convierten en verdaderas estrategias usadas por el peculiar reptil que se mueve sigilosamente en el ámbito de los negocios para siempre atrapar a su presa.

Esta especie tiene sus más representativos exponentes en  ejemplares como la mapaná de implacable veneno, que con una sola de sus mordidas logra inmovilizar al paciente… al que deja en quiebra de inmediato. Casi nunca se deja ver pero acecha de manera permanente a través de soplones de menor importancia que envían en sus avanzadas algo así como gusanos moto-   rizados. Su capital casi siempre es de dudosa procedencia, el cual ponen al servicio de cualquier causa. Juegan con su presa antes de inyectarle su veneno, claro está después de hacerlo perder todo. Entre sus víctimas más selectas se encuentran los tenderos, dueños de café internet, tipógrafos, restauranteros, discotequeros, asesores de venta, transportadores, políticos, soñadores, pensionados, entre otros.

En este singular serpentario nos topamos también con la boa constrictor (de la misma calaña que la anaconda y la pitón) que aprieta lentamente hasta asfixiar y luego triturar al elegido. Ella permite primero que la víctima le tome confianza y se familiarice con su presencia. Nada diferente a la situación de Eva y Adán en el paraíso. La diferencia es que en vez de manzana esta serpiente ofrece tentadoras ofertas (créditos) como la obtención de casa, vehículo, préstamos de libre inversión, tarjetas de crédito, etc. Para después esclavizarlo eternamente o en consecuencia embargarle todo y dejarlo de paso en Datacrédito. Están entre sus víctimas los empleados, profesores, odontólogos, microempresarios, etc.

Shhhh… silencio, que por ahí anda la cascabel, podemos oír el ruido de su moto. Todos hablan mal de este reptil pero de igual forma todos, a manera de fans, quieren conocer uno pa’ que les preste, aunque sea con una inquisitoria tasa de pagadiario (20% o más de interés). Cuando selecciona su presa opta por merodearla primero aprovechando su necesidad y a través de intermediarios ofrece cura a los pro-blemas, que a la postre resulta más terrible que la misma enfermedad, porque después terminan poniendo cara de chancleta y cobrando con métodos poco ortodoxos.  Entre sus víctimas podemos encontrar a la muchacha de servicio, al mecánico, al carpintero, al albañil, al vendedor de tinto, al profesor, al periodista y hasta a usted amigo lector.

De la misma manera encontramos a la culebrilla (no ofidio), llamada así en el argot popular y que en términos médicos es denominada (herpes zóster) la cual se define como una extraña sensación de hormigueo que recorre todo el cuerpo, producto del estrés y los desórdenes paganos. Aparentemente no es letal pero preferible a veces que lo fuera.  Así puede interpretarse a la chichigua, líchigo, o deudas pequeñas, que van desde los dos mil hasta veinte mil pesos, esas que te sacan de apuros en el momento pero que a la hora de ser cobradas lo hacen con insistencia visceral… sin contemplación. Tener estas culebras hace perder habitualidades a las personas como cambiar de rumbo cuando van por la calle para no pasar pena cuando se las tropiezan, o cambiar de voz al contestar el teléfono y hasta mandarse a negar cuando lo preguntan en la puerta de la casa… Todo puede pasar. En vez de víctimas podemos citar algunos victimarios como los minuteros, emboladores, la de los fritos, la de la sopa, el cachaco de la tienda y cualquiera de los amigos… ese es el problema de deberle a pobres.

En el mismo sentido, pero con otros intereses, encontramos a la coral, de subjetiva “belleza” cumple su verdadero papel de arpía. Es agraciada y de llamativos colores pero tan peligrosa como las demás, quien aprovecha sus encantos para envolver a sus víctimas hasta el punto de dejarse empreñar… y es ahí cuando inocula su letal veneno.

Pariente de la tatacoa e incompasiva como ella, esta sierpe emplumada se desenvuelve oronda entre los juzgados y comisarías desde donde martiriza a sus víctimas, entre las que se hallan ejecutivos, ex portuarios, futbolistas con renombre, cantantes de vallenatos, extranjeros y periodistas.

Es de anotar que estas víboras no se enredan con cualquier pelagato.

No podemos dejar de escribir esta nota sin hacer alusión a la boquidorá o tatacoa, mamá de la anterior, aunque no se parece mucho a ella (en lo físico, claro está) poseen los mismos genes.

La Tata, como se le dice “cariñosamente” es de aspecto obeso y casi siempre adulto (bastante deshollejada), entrometida y carbonera como ninguna, dueña de una mordida no tóxica pero infecciosa, tiene una lengua bífida, o mejor trífida que mata a cualquier yerno.  Su sermón es incontenible, atormentador y hasta más letal que el veneno de una mamba negra.

Por lo general no hace un carajo, es decir, no trabaja, lo que le permite maquinar todo el tiempo la manera de cómo joder la vida.

Son viudas porque casi siempre terminan matando a sus parejas (de estrés por supuesto) y viven de arrimadas en casa de sus hijas.

Entre sus víctimas se encuentran todos los yernos del mundo… mejor cierre el periódico antes que venga y lo encuentre leyendo con las “patas” en el sofá.

Write a comment

No Comments

No Comments Yet!

Let me tell You a sad story ! There are no comments yet, but You can be first one to comment this article.

Write a comment
View comments

Write a comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Reconocimientos Cayeye

El periódico Cayeye no se podía quedar atrás en otorgar reconocimientos y entregará los suyos a los Samarios de Calidad en cultura y las artes, la política, la academia, el deporte, la ciencia, y la bacanería, entre otros. Los lectores serán quienes elegirán a sus preferidos.