Trump y Colombia

Cayeye
By Cayeye Mayo 31, 2017 09:31

Trump y Colombia

Aspecto de la reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos de Colombia y Donald Trump de los EE. UU.

Soy ciudadano de los Estados Unidos, vivo en Colombia. No pasa ni un solo día sin que alguien me pregunte algo como, “¿Qué piensas de Trump?” Una vez que respondo diciendo que no soy un partidario de Trump, el encuestador satisfecho, hace la siguiente pregunta que suele ser: – ¿Cómo fue elegido? –

No tengo una buena respuesta para esa segunda pregunta. De hecho, eso me lo pregunto también.

Las conversaciones sobre Trump generalmente giran alrededor de lo que su presidencia significaría para el resto del mundo, incluyendo Colombia, y qué significaría para el planeta – para la madre tierra – y otras cosas como el cambio climático.

Para, al final caer en lo que todos nos preguntamos: “¿Cuánto tiempo puede permanecer Trump en el cargo?”

Mientras escribo esta nota, Donald Trump y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, acaban de concluir su primer encuentro en la Casa Blanca. Fue una reunión cordial, que se mantuvo prácticamente “sobre guión” para ambos líderes. Pero todavía no nos da una idea de lo que Trump puede significar para Colombia.

Pronto, se hizo evidente que los dos presidentes vinieron a la reunión con diferentes agendas. Santos quería hablar sobre cómo Estados Unidos podría apoyar el “Proceso de Paz” de Colombia, y Trump quería hablar de una renovada “Guerra contra las drogas”, y de lo que él ve como un inevitable enfrentamiento militar entre Colombia y la Venezuela de Nicolás Maduro.

El conocimiento limitado de Trump sobre la región y sus problemas, junto con su ahora poco conocida capacidad de atención, significó que él no estaba demasiado interesado en escuchar lo que Santos tenía que decir.

Trump logró trajo a la mesa su propuesta del muro en la frontera con México, algo que Santos diplomáticamente convirtió en un llamado a la cooperación internacional. Trump, también ofreció una cortés felicitación a Santos por su Premio Nobel de la Paz, diciendo que “hacer la paz es un trabajo duro”.

Después de discutir la posibilidad de una guerra con Venezuela y tras reiterar la necesidad de una política agresiva de drogas para “detener el flujo de narcóticos desde Colombia a Estados Unidos”, Trump dejó en claro que era su agenda lo que le preocupaba, no el ambicioso plan de Santos para una paz duradera.

Y como para resaltar su propia ignorancia, Trump logró confundir la pronunciación de “coca” y “cacao”, terminando la discusión al parecer pro-metiendo a Santos que “trabajaremos juntos para detener el flujo de chocolate a los Estados Unidos”.

La breve descripción de la reunión muestra que Santos se presentó a sí mismo como un diplomático experto (¡que asistió a la Escuela de Gobierno John F. Kennedy en la Universidad de Harvard, graduándose con un Master en Administración Pública, después de todo!) Y parecía muy presidencial. Donald Trump, por otra parte, parecía y sonaba como un bufón egoísta.

Para su crédito, sin embargo, simplemente estar en la sala con el Presidente Santos proporcionó a Trump una muy necesaria y oportuna foto presidencial.

¿Qué es lo siguiente?

¿Trump mantiene su ayuda a Colombia como rehén para que Santos renegocie un acuerdo con grupos armados o intente obligar a Santos a reiniciar la fumigación aérea de campos de coca? De hecho, ¿tiene Trump un plan en absoluto?

Un déficit de atención de la Casa Blanca o un recorte presupuestario del Congreso de los Estados Unidos podría llevar a un cambio político en Colombia. En ese caso, los críticos de Santos, bien conectados e influyentes en el Capitolio, argumentarán que las fallas del acuerdo de paz ayudaron a descarrilar la relación bilateral más importante de Colombia. También dirían, y ya están diciendo, que el acuerdo dio lugar a un resurgimiento de poderosos narcotraficantes -una amenaza que los colombianos y el gobierno de Estados Unidos pensaban habían sido derrotados.

Las opiniones de Trump sobre el acuer do de paz colombiano no se conocen. Pero es claro que a sus oídos han llegado las quejas –infundadas o no- de que con el acuerdo de paz, el presidente Santos está regalando demasiado a las FARC. Esta es una opinión compartida por muchos republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado. El fracaso de Trump puede ser el factor decisivo en la solicitud de Colombia de 450 millones de dólares para “Paz Colombia”, una combinación de asistencia para el desarrollo, construcción de instituciones y dinero para las fuerzas militares y de seguridad colombianas. La solicitud se suma a la ayuda estadounidense de aproximadamente US $ 10.000 millones que Colombia ha recibido desde el año 2000 cuando se aprobó el Plan Colombia.

Otra variable es la más reciente ayuda a Colombia, ahora llamada “Paz Colombia”, que fue prometida a Santos por el entonces presidente Barack Obama. Trump ha hecho algo así como una cruzada personal para revertir cualquier cosa donde aparezca el nombre de Obama!

Y ahora estamos aquí. Todos los detalles expuestos anteriormente están siendo eclipsados por el verdadero “elefante blanco” de la actual administración: el escándalo de Trump con Rusia; y los llamados, cada vez más fuertes, de grupos ciudadanos por su destitución.

El punto es que cualquier discusión sobre la relación entre Donald Trump y la Casa Blanca y Colombia y Juan Manuel Santos puede ser discutible.

Nada de la política presidencial de Estados Unidos ha sido nada “normal”, ya que todo el camino de vuelta a las convocatorias presidenciales del año pasado. Ha habido muy pocas predicciones políticas precisas.

Lo que sí significa a corto plazo es que la capacidad de Donald Trump para comprometerse con Santos y con Colombia, ha sido seriamente restringida. Él no es exactamente un “presidente incapacitado” en este momento, pero no está lejos de eso.

Cambio climático

En una nota positiva, los esfuerzos para enfrentar la grave amenaza del cambio climático y proteger el medio ambiente natural, por lo que Colombia es justamente famosa, están recibiendo un impulso positivo, por ahora. Y el probable retiro de Trump de la oficina oval tendría el efecto de lograr que los Estados Unidos, y por extensión el mundo, vuelvan al sendero de las acciones positivas en favor del medio ambiente.

Economía

Luego está la siempre presente preocupación por la economía. Los mercados financieros globales odian la incertidumbre. La actual imagen presidencial incierta, ya ha causado una caída en el mercado bursátil esta semana. Las fluctuaciones monetarias podrían debilitar aún más las economías tanto de Estados Unidos como de Colombia.

Por lo tanto, se espera una fuerte presión en la Cámara de Representantes de EE.UU. y el Senado para resolver las incertidumbres tan pronto como sea posible. Pero en realidad, la política de Washington no suele funcionar de esa manera. Uno puede razonablemente esperar que este proceso continúe más de lo que cualquiera probablemente desearía.

Qué viene

El destino del presidente Trump ahora está cambiando. Mientras escribo esto, se dirige a Israel, Arabia Saudita y el Vaticano para su primera experiencia diplomática en el extranjero. Hay muchos que ya están prediciendo que no le va a ir bien. Y mientras esté fuera del país, cualquier cosa podría suceder en Washington.

Sólo se puede asumir que el presidente Santos seguirá de cerca los acontecimientos de los próximos días y semanas, al igual que el pueblo de los Estados Unidos y Colombia. En este caso no sabemos qué sucederá en el futuro.

En cuanto a mí, amo a mi país y deseo lo mejor para él, un futuro sin Trump sería lo ideal. De cualquier manera, pase lo que pase, destituido o no, no tengo planes de regresar a los Estados Unidos en el corto plazo.

¡Me encanta Colombia!

Write a comment

No Comments

No Comments Yet!

Let me tell You a sad story ! There are no comments yet, but You can be first one to comment this article.

Write a comment
View comments

Write a comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Cayeye.co

A partir del 1 de Junio 2017, los contenidos de la edición impresa pueden ser consultados también online.