La paz, en cuidados intensivos

Cayeye
By Cayeye abril 25, 2015 13:59

La paz, en cuidados intensivos

Related Articles

pag1No basta con decir: queremos la paz. Es necesario de­mostrarlo con hechos. Demostrar que de veras se tienen verdaderas intenciones de darle al país lo que tanto ha anhelado por más de cuatro décadas.

El acto del pasado 14 de abril en zona rural del muni­cipio de Buenos Aires, norte del Cauca en el que ma­sacraron once militares desprevenidos, nos muestra una vez más que esta guerra se deshumanizó hace rato, que la muerte es un verdadero símbolo en las intenciones de un grupo armado que se desligó de sus ideales sin prever siquiera las consecuencias. Y que lo sucedido nos lleva a pensar además que no hay con­cordancia entre lo que se dice en la mesa de diálogos y lo que ocurre en las montañas.

pag2Le queda al presidente Santos la enorme tarea de recomponer los diálogos, ajustar las coorde­nadas y establecer plazos que arrojen verdaderos resultados y no dejar de ninguna manera que se desestabilice al país con estos actos de tendencia genocida que le restan credibi­lidad al proceso y resquebraja el alma de los colombianos. Cabe esta vez darle la razón al procu­rador Ordóñez cuando expresa que el país está llegando a un punto de desconcierto y desesperación en el proceso de paz y que la sociedad exige resultados.

Y también resulta razonable la reacción de dolor de muchos colombianos simpatizantes o no del proceso de paz que alzaron su voz de protesta por tan aberran­tes acontecimientos. Entendible que se expresen por las redes sociales… y hasta de viva voz, pero es repudiable el hecho que se quiera hacer política con el dolor ajeno, que se aprovechen los enemigos de la paz e inciten al ciudada­no al odio y el rencor para afectar un proceso que ya va avanzado y que es la única esperanza que tenemos para alcanzar la paz.

Es fácil incitar al pueblo para la guerra como lo hace un amplio sector de ultraderecha, quien carece de moral para hacerlo, especialmente cuando en el proceso de ne­gociación con los paramilitares, en Santa Fe de Ralito, que lideró el anterior gobierno, se cometieron verdade­ros crímenes de lesa humanidad partiendo desde des­plazamientos hasta verdaderas masacres. Claro está que como aquí no se trata de justificar las muertes durante los diálogos del pasado o del presente, se hace perento­rio buscar mecanismos para no desperdiciar lo que se ha logrado.

Ahora, debemos reflexionar con cabeza fría… ¿Si suspen­demos los diálogos va a haber menos muertos? O ¿Como ya no son muertos durante el proceso de paz a sus familias les va a doler menos? O no en­tendemos como combatiendo a la guerrilla va a haber menos bajas en combates…

Definamos que es lo que queremos ¿Queremos guerra para así acabar con la violen­cia? ¿Queremos suspender los diálogos para legitimar a los muertos? Si tanto queremos que se suspendan los diálogos pues seamos coherentes y cada quien postúlese o postule a uno de sus hijos para las filas del ejército. Así combati­mos a la guerrilla entre todos, o es que ¿Usted sólo apoya la guerra desde su casa cómodamente sentado? Eso es fácil, es como ver una película.

Apagamos el televisor, nos vamos a dormir porque al fin y al cabo los muertos los ponen otros y al otro día en redes sociales comentamos la injusticia de los muertos en combate. Ya es hora de ser coherente. Si queremos paz busquémosla y si queremos guerra peleémosla con todo, pero no seamos soldados de escritorio…

Write a comment

No Comments

No Comments Yet!

Let me tell You a sad story ! There are no comments yet, but You can be first one to comment this article.

Write a comment
View comments

Write a comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Reconocimientos Cayeye

El periódico Cayeye no se podía quedar atrás en otorgar reconocimientos y entregará los suyos a los Samarios de Calidad en cultura y las artes, la política, la academia, el deporte, la ciencia, y la bacanería, entre otros. Los lectores serán quienes elegirán a sus preferidos.