El teatro cobra vida en Santa Marta

Cayeye
By Cayeye febrero 26, 2016 20:49

El teatro cobra vida en Santa Marta

teatro sta marta (1)

Con la remodelación del teatro Santa Marta que se encuentra en marcha y la reconstrucción del teatro de Cajamag, próximo a ser inaugurado, se vislumbra en la ciudad un renacer de las artes escénicas y la presentación de espectáculos en vivo que tanto le hace falta a los samarios y a los turistas que cada día van en aumento, especialmente si se tiene en cuenta que al igual que los atractivos de arena, sol y playa, el turismo ecológico, el gastronómico, el de aventura, entre otros, lo cultural también tiene lo suyo… y ahí va el teatro, la danza y la música, del que se encuentra talento regado por las calles y callejones de esta ciudad del mar.
Si bien es cierto que muchas salas de teatro han cerrado en el país (caso de nuestro teatro Simón Bolívar) para darle paso a sectas o grupos religiosos que pregonan allí sus creencias; y otras simplemente pasaron a convertirse en enormes bodegas fantasmales, existen ejemplos de distintas partes del planeta como Buenos Aires (para citar un caso), que contrario a lo que muchos podrían imaginar, por aquello de la supremacía del fútbol, se encuentra a la vanguardia de las artes escénicas por encima de Nueva York, Paris, Roma o cualquier otra capital del mundo. Sus más de 200 teatros y 230 salas la posicionan como una ciudad prolífica en esta rama, con igual o mayor número de escuelas y cientos de estudiantes en toda su área, convirtiendo al teatro en toda una industria cultural.
En Santa Marta, aunque no se pretenda alcanzar una tendencia similar, por lo menos se espera que con sus dos teatros remodelados y modernizados, junto al Joaquín de Mier y Benítez de la Quinta de San Pedro Alejandrino, que es al aire libre, se incentive a la formación de escuelas y talleres permanentes de las artes escénicas para que los talentos escondidos u olvidados florezcan como estos escenarios y que los inversionistas al igual que en Buenos Aires y otras latitudes, decidan invertir en la cultura así como lo hacen con clubes de fútbol, canchas sintéticas, supermercados o casinos.
No es un despropósito aunque suene descabellado, porque como en Buenos Aires, allí ya ocurrió esto, a lo que llamaron “estallido cultural”, que consiste en ver a la cultura como una verdadera alternativa económica, tal es el caso de Carlos Rottemberg, un exitoso empresario apodado “el Señor de los Teatros” por ser propietario de siete de ellos en la ciudad bonaerense, quien además sostiene que frente a la pérdida de público que padece el cine (frente al avance de copias pirata) la curva de confluencia del teatro es ascendente. Es decir, el teatro como tal ha recuperado lo perdido ante el celuloide y ha vuelto a imponer su argumento, especialmente por aquello de lo vivo y sin ediciones. Hacen de lo cotidiano una escena, libretean la noticia y se la llevan al público que aprendió y supo mantener esa pasión por una de las expresiones más antiguas de la humanidad.
Qué bueno sería que aquí se pusieran en práctica algunos ejemplos y se fortalecieran procesos como el Festival de Teatro del Caribe, que esfuerzos como los de Chedami Aluna sean valorados, que más Patricias, Milianis o teatreros al mar aparezcan por doquier y sobretodo que la gente vaya a los escenarios y los apoye, para que también más teatros como los que están próximos a inaugurarse sean construidos al ritmo vertiginoso que crece la ciudad.

TEATRO SANTA MARTA
La remodelación de este patrimonio arquitectónico, como ya es sabido en la ciudad por la amplia divulgación que ha tenido, cuenta con una inversión que asciende los $ 22.100 millones, pasando de atender 460 personas al momento de su construcción a 750 personas en la actualidad, además de las 100 en los camerinos.
Entre las cosas que se cambiarán del diseño original están las áreas de vestíbulo y tramoya, mientras que también se le incorporarán elementos de tecnología y de construcción de última generación para ubicar al inmueble como uno de los mejores escenarios del país en beneficio de la cultura.
En ese sentido, las obras de remodelación redundarán en una mejor vista desde la gradería hacia el escenario, así como se hará énfasis en el tema acústico. Se construirán rutas de circulación tras bambalinas y un vestíbulo de acceso. Los camerinos se modernizarán, al igual que los sanitarios que además serán ampliados. A todo esto se le suma la optimización del sistema de ventilación de la sala y la renovación de los efectos escénicos, teniendo en cuenta que previamente se procederá al reforzamiento estructural.

TEATRO CAJAMAG
Este edificio que pasó de ser un auditorio para 450 personas a un moderno teatro con capacidad de 850 y construido bajo normas sismo resistentes vigente, se perfila como uno de los escenarios más importantes de la región Caribe colombiana, para el desarrollo de la cultura.
Este espacio en toda su dimensión, contará además de platea con cuatro palcos y un balcón. De la misma forma todas las áreas que requiere una construcción de este tipo como lo son el sótano, el foso para la orquesta, los hombros, camerinos, tramoya, bambalinas y un moderno tablado con todas las especificaciones técnicas en lo que tiene que ver con audiovisuales, mecánica teatral motorizada, juego de luces y toda la telonería respectiva. Asimismo tendrá una zona de vestuario, enfermería para primeros auxilios, cafetería de artistas y área administrativa.
Por su parte la cabina de mando y controles técnicos, además de toda la tecnología que se requiere en cuanto a video, sonido y luces, contará con un sistema avanzado de traducción simultánea, mientras que los muros estarán recubiertos por finas maderas para optimizar la acústica.

Write a comment

No Comments

No Comments Yet!

Let me tell You a sad story ! There are no comments yet, but You can be first one to comment this article.

Write a comment
View comments

Write a comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Reconocimientos Cayeye

El periódico Cayeye no se podía quedar atrás en otorgar reconocimientos y entregará los suyos a los Samarios de Calidad en cultura y las artes, la política, la academia, el deporte, la ciencia, y la bacanería, entre otros. Los lectores serán quienes elegirán a sus preferidos.